Cristina Reyes

VOZ DE MUJER
Ciudadanos haciendo largas filas para abastecerse de agua de las pipas, soportando el calor. Sí, a eso hemos llegado, los ciudadanos vamos perdiendo la paciencia y la cordura.


Despertemos, detectemos los focos de alerta, estemos al pendiente de nuestros hijos. Es una ola de violencia que tiene que parar.


Nunca debió posponerse la solución al problema del agua en Nuevo León y comprometer así el futuro de nuestra entidad.


No hay problema en que sean empresarios o sean multimillonarios, pues según sus trayectorias se han ganado a pulso su fortuna, el punto es el gran contraste, la gran desigualdad que existe.


Preocuparse por el ambiente es igual a respirar mejor, es igual a más calidad de vida. Es buen tiempo para un plan del nuevo Gobernador, ya que la contaminación nos acompaña día a día.


Con este hecho, Samuel se ganó una “estrellita”, sin antes todavía haber tomado posesión del cargo, porque aunque no será la solución para la situación que vivimos, por lo menos sí es un incentivo.


Muchos proyectos, buenas ideas. Las intenciones del gobernador electo de Nuevo León son buenas, le gusta trabajar en equipo y merece el beneficio de la duda.


Las madres están siendo afectadas por la pandemia por igual, con o sin pareja, y sacando la madera para salir adelante y estar al cuidado de sus familias.


Ante la caída de Clara Luz en encuestas recientes, Adrián y Samuel se perfilan como candidatos finalistas, pero todo puede cambiar de aquí al día de la elección.


Hay que pensar muy bien a quien le otorgaremos nuestro voto para gobernar Nuevo León por los próximos 6 años.


Contenido reciente