El laberinto del fauno‚Äč

Andrés Manuel López Obrador está atrapado en su propio laberinto.
23/02/2022

"A los que corren por un laberinto, su misma velocidad les confunde", Séneca.
 
Los faunos son personajes de la mitología romana, equivalentes a los sátiros griegos. Son seres en principio alegres y festivos, de vocación campestre, y que se distinguen por su capacidad de seducción hacia las muchachas incautas que caminan por los bosques. Sin embargo, su lascivia es tan excesiva, que los conduce inevitablemente a la insatisfacción, porque, antes o después, las mujeres seducidas se cansan por agotamiento o aburrimiento. Surge aquí la otra cara de su personalidad: necesitan el halago permanente, y ni siquiera teniéndolo son dichosos, lo cual torna su carácter en hosco e incluso violento. Cuánto más si el halago desaparece, a causa de ese cambio, o por el simple descubrimiento por parte de la muchacha seducida de la parte oscura y déspota de su amante.
 
Esto viene al caso por dos razones. La primera, por la acertada analog√≠a que el Dr. Salvador Borrego hace entre la opini√≥n p√ļblica y una muchacha, que ser√≠a el objeto de seducci√≥n por parte del pretendiente, en este caso el pol√≠tico o candidato. Este √ļltimo ser√≠a el fauno en permanente celo, pero no todos, y he aqu√≠ la segunda raz√≥n, ense√Īan el cobre de forma tan grosera como L√≥pez Obrador. De hecho, en el caso del Presidente no sabemos si la paulatina decepci√≥n de la opini√≥n p√ļblica se debe a sus cada vez m√°s hoscas maneras (el c√©lebre "modito"), o simplemente, como en el caso de los faunos, o en el de la f√°bula del escorpi√≥n, es su naturaleza. Lo que hay en el fondo es una sorprendente inseguridad en s√≠ mismo, que lo lleva a la pugna permanente. Por eso necesita enemigos, adversarios, culpables, que justifiquen un posible fracaso amatorio, que jam√°s puede ser culpa suya. Sin embargo, √©l solo es el creador de ese laberinto por el que transita, como el de aquella famosa pel√≠cula de Guillermo del Toro. El l√≠der con las mayores esperanzas depositadas, con un respaldo de acero, ha malogrado por completo una oportunidad de oro para M√©xico, solo por sus miedos e inseguridades. Por su peor enemigo, que es √©l mismo.
 
La medici√≥n de SABA Consultores correspondiente al d√≠a 21, nos habla de lo que puede ser el inicio del ocaso de un √≠dolo empe√Īado en luchar contra sus propios demonios, en lugar de en gobernar bajo el prisma de la raz√≥n, y sobre todo, para todos los mexicanos. En sus indicadores, tres detalles muestran esa evidencia: roza la advertencia negativa en aprobaci√≥n, conformando una tendencia clara de ca√≠da en tres semanas, que coinciden con su absurdo manejo del asunto de la casa de su hijo, sobre todo si tenemos en cuenta que el dato anterior fue su valor r√©cord. Aqu√≠ la decepci√≥n de sus seguidores. En ese mismo plazo, dos avisos negativos en desaprobaci√≥n. Aqu√≠, el encrespamiento y reactivaci√≥n de sus detractores. Finalmente, una advertencia desfavorable en calificaci√≥n, propiciada y facilitada por esos mismos dos factores: des√°nimo de los propios, antipat√≠a de los ajenos. En esta medici√≥n, arrastra adem√°s a su partido, que tanto depende de √©l, a sendas advertencias negativas tanto en identificaci√≥n como en intenci√≥n de voto. De camino, en los indicadores electorales de los hasta ahora favoritos para ser candidatos a la presidencia por Morena, Sheinbaum y Ebrard, la evoluci√≥n es la misma: tendencia a la baja durante las √ļltimas tres semanas.
 
¬ŅEs este el inicio del desplome definitivo de AMLO? Nadie puede saberlo. Lo que s√≠ es claro es que hay una corriente de decepci√≥n entre sus seguidores, y que guarda relaci√≥n con la torp√≠sima actitud del mandatario durante la reciente pol√©mica sobre la casa de Houston. Que, no nos enga√Īemos, no es el √ļnico motivo, pero probablemente s√≠ el detonante. Tambi√©n suman la inseguridad galopante, la inflaci√≥n, los sobreprecios provocados por los monopolios efectivos en la industria, contra los que el gobierno de Morena no ha movido un dedo. AMLO no cree en la libre competencia. Ah√≠ est√° para demostrarlo la adjudicaci√≥n directa a Banco Azteca de la gesti√≥n de los programas sociales gubernamentales, que son los que lo sostienen en la poltrona, y que proporcionan ping√ľes beneficios al mayor agiotista de M√©xico, que es Salinas Pliego. Si esto es pensar primero en los pobres, que ven c√≥mo se dispara la canasta b√°sica y cada vez les sirve de menos la exigua limosna de AMLO, que venga Dios y lo vea.
 
Pero Andr√©s Manuel, como dec√≠amos, est√° atrapado en su propio laberinto. A la investigaci√≥n de la fiscal√≠a contra JR, se suma ahora otra m√°s sobre las obras insignia de la 4T, que ya de por s√≠ son ruinosas, sin siquiera la necesidad de ser corruptas, lo cual ya se ver√°. Si no hubiera gobernado desde la confrontaci√≥n, desde la descalificaci√≥n del rival, si no hubiera impuesto esos planteamientos maniqueos seg√ļn los cuales solo hay buenos y malos, a√ļn tendr√≠a una salida. Pero ese discurso de divisi√≥n y enfrentamiento impide por su propia naturaleza reconocer errores. Tal vez piense que si la muchacha puede cansarse, y de hecho se cansa, de los permanentes envites del fauno lascivo, m√°s se sorprender√≠a de su incapacidad sexual. Es lo que tiene llamar amor a lo que en realidad es sexo, y m√°s a√ļn si es de pago. Ha propiciado tanto la polarizaci√≥n, que favorecer la raz√≥n y el entendimiento entre partes ser√≠a un contrasentido. Sobre todo para quien se present√≥ inc√≥lume y libre de todo pecado, pero en realidad no es m√°s que un fauno acomplejado e insatisfecho en un laberinto del que no puede escapar. Nadie le mostrar√° la puerta de salida. Sus seguidores exhibir√°n su hast√≠o o su decepci√≥n, esperemos que no de un modo violento, pero dif√≠cilmente comprensivo. Y lo peor para M√©xico es que tanto sus posibles sucesores como sus oponentes, a los que no adornan virtudes mucho mejores, solo esperan en la linde del bosque para saciar sus apetitos con una muchacha en actitud desabrida e inapetente, si no agresiva. Aguardan la carro√Īa que deje el que todo tuvo y nada aprovech√≥. Quien sembr√≥ polarizaci√≥n, recoger√° discordia. Malo el cuento.

adolcafe@yahoo.es



ADOLFO GONZ√ĀLEZ reside en Espa√Īa, y es analista pol√≠tico especializado en la interpretaci√≥n de la metodolog√≠a de Saba Consultores de medici√≥n de la opini√≥n p√ļblica.

Las opiniones expresadas por el autor no reflejan necesariamente el punto de vista de MOBILNEWS.MX

Más artículos del autor

Contenido reciente