El general Cienfuegos

Juan Palacios

APOTROPAICO
El caso del general Salvador Cienfuegos se presta a la pr√°ctica nacional m√°s recurrente: el sospechosismo.
19/11/2020

Debo decir que, en principio, estoy de acuerdo en que, en caso de que existieran indicios de que el general Salvador Cienfuegos hubiera cometido un delito en territorio nacional, debería ser aquí donde se le juzgue, pese a que en Estados Unidos consideren que son ellos los agraviados.

Pero, hasta donde se conoce, en nuestro pa√≠s no existe indicio alguno de que el exsecretario haya cometido delito alguno y hasta es posible que se haya visto en medio de una de las m√ļltiples pugnas que se presentan entre las distintas agencias estadounidenses.

Pero vayamos por partes, el caso del Gral. Salvador Cienfuegos, exsecretario de la Defensa en el pa√≠s, resulta simplemente extra√Īo. Podr√≠amos decir que se trata de uno de esos asuntos o temas que se prestan a la pr√°ctica del sospechosismo, que alimentan las teor√≠as conspirativas o conspiran√≥icas, como se diga.

Luego de ser detenido en EUA bajo cargos de narcotr√°fico y de proteger a un grupo criminal, de que se le neg√≥ el derecho a fianza y que fue trasladado a la ciudad de New York para ser enjuiciado ah√≠. Se le present√≥ ante la Corte y se declar√≥ inocente y despu√©s, antes de su primer audiencia, la fiscal√≠a pidi√≥ a la jueza retirar los cargos por ‚Äúmotivos de pol√≠tica exterior‚ÄĚ.

Como no tenemos claro cuales fueron esos ‚Äúmotivos‚ÄĚ solo podemos especular al respecto y, consideramos, que es conveniente hacerlo debido a la relevancia del personaje y a las implicaciones que tiene para el pa√≠s contra quien fuera secretario de la Defensa Nacional.

Para nadie es un secreto que desde tiempos del expresidente Miguel de la Madrid, la DEA, agencia encargada de combatir el narcotr√°fico en EUA, ha tenido roces fuertes con el ej√©rcito mexicano, y con funcionarios del gobierno de nuestro pa√≠s, como Manuel Bartlett, debido al caso que llev√≥ a la muerte al agente Enrique ‚ÄúKiki‚ÄĚ Camarena.

En aquel entonces, la DEA, haciendo su trabajo, al parecer se cruz√≥ en el camino de otra agencia norteamericana, la CIA, que estaba participando en lo que luego fue conocido como el caso ‚ÄúIr√°n-Contras‚ÄĚ.

En ese momento, seg√ļn comentan diferentes cr√≥nicas de la √©poca, adem√°s de analistas norteamericanos que presentan el caso hasta en novelas basadas en hechos hist√≥ricos, las autoridades mexicanas tuvieron que decidir a qui√©n apoyar y el resultado fue que se descubri√≥ al agente Camarena, lo cual lo llev√≥ posteriormente a la muerte de una forma muy violenta.

La agencia antidrogas no ha olvidado la afrenta de las autoridades mexicanas y en cada ocasión que puede trata de cobrar la factura pendiente, en este caso, a un representante de las fuerzas armadas, quizá la organización mexicana de mayor prestigio entre el pueblo de México.

Como todo en la vida de los países resulta, al final de cuentas, un acto político, la detención del Gral. Cienfuegos derivó en un conflicto político primero interno en nuestro país, ya que en algunos círculos se consideró que la detención había sido avalada por López Obrador, lo que generó un conflicto en el organismo que ha sido y es, el mayor apoyo que tiene el presidente en la operatividad de la administración.

El conflicto escaló hacia las relaciones de cooperación en temas de seguridad entre nuestro país y Estados Unidos, lo que derivó en reclamos de México hacia ese país.

Independientemente de cuáles hayan sido las verdaderas razones por las que nuestros vecinos del norte decidieron enviar de regreso al general, lo que sí queda claro es que, confianza, lo que se dice confianza, no existe entre las agencias de aquel país y las instituciones del nuestro.

Así es que, pase lo que pase con el exsecretario de la Defensa Nacional, habría que estar atentos a la forma en que se desarrollen las misiones de la DEA y otras agencias que trabajan en nuestro país, ya que en el futuro, seguramente, habrá repercusiones, independientemente de las consideraciones de carácter diplomático.

Repercusiones que pudieran verse traducidas en muy diversas formas, muchas de ellas abonarían a las teorías conspiranóicas tan en boga.

jpalacios@mobilnews.mx



JUAN PALACIOS es educador de profesión, periodista por vocación. Editorialista en La Moneda, ABC, El Porvenir y Radio Alegría

Las opiniones expresadas por el autor no reflejan necesariamente el punto de vista de MOBILNEWS.MX

Más artículos del autor

Contenido reciente