El PRI, tan lejos de la presidencia y tan cerca de la península…

08/08/2019

El otrora todo poderoso Partido Revolucionario Institucional, que apenas el pasado mes de marzo celebr√≥, su 90 aniversario, ‚Äúrenovar√°‚ÄĚ su dirigencia nacional.

El revolucionario institucional (y sus predecesores), mandaron en M√©xico de manera ininterrumpida durante 70 a√Īos, desde Pascual Ortiz Rubio, hasta Ernesto Zedillo, despu√©s vino su primera derrota oficial a manos de Vicente Fox en el a√Īo 2000, donde por primera vez lo daban por muerto.

Hoy estamos en la antesala de la elecci√≥n para encabezar el destino del PRI (o lo que queda de √©l), despu√©s de la debacle en las elecciones federales del a√Īo pasado. Aunque nunca hay que dar por muerto a nadie, ni siquiera al tricolor, pues luego de las presidencias de Fox y Calder√≥n, el Revolucionario Institucional lleg√≥ de nueva cuenta a la silla, en el 2012 encabezado por Enrique Pe√Īa Nieto y soportado por los m√°s reacios priistas, el conocido grupo Atlacomulco.

El ‚ÄúPe√Īato‚ÄĚ acab√≥ con el supuesto nuevo PRI, la corrupci√≥n los excesos y dem√°s pr√°cticas afines al PRI, regresaron tambi√©n, solo para aniquilarlo y ser presa f√°cil del ahora Presidente Andr√©s L√≥pez.

La frase hecha ‚Äúrenovarse o morir‚ÄĚ, le viene bien al revolucionario institucional que, tras 43 d√≠as de campa√Īa, dos debates, los aspirantes: Ivonne Ortega, Lorena Pi√Ī√≥n y Alejandro Moreno, buscan dar un golpe de tim√≥n al partido, pues deber√°n aprender a ser minor√≠a, oposici√≥n y a soportar el Morenato, pues estar√°n al frente del tricolor en el periodo de 2019 a 2023.

A los aspirantes a dirigir al PRI hay que recordarles que en política hay que sumar que la gente no quiere ver pleitos ni circos, el pueblo quiere resultados, y que les resuelvan los problemas de sus comunidades, los priistas, los que quedan, quieren resultados

La renovación ideológica la atención y la unión de la militancia, reformular la oferta política del partido e integrar nuevas medidas democráticas en su interior, son puntos que la nueva dirigencia tiene que marcar en su agenda para levantarse de la lona.

Sin embargo, estos d√≠as de campa√Īa, los aspirantes a la dirigencia del PRI, lejos de propuestas serias y acciones concretas a realizar, han ca√≠do en una serie de acusaciones de todos contra todos, pues uno acusa al otro de compadrazgos, la otra al otro de corrupto, ‚Äúamiguismos‚ÄĚ luego acusan de tr√°fico de influencias, desv√≠o de recursos, donde lo √ļnico que queda claro es que el PRI no va a cambiar.

En el segundo (y √ļltimo debate) los candidatos Alejandro Moreno, Ivonne Ortega y Lorena Pi√Ī√≥n coincidieron en afirmar (cada quien en su forma) en la necesidad de que el partido vuelva a ser una oposici√≥n cr√≠tica y unida para hacer frente a ‚Äúlos errores del gobierno de Andr√©s Manuel L√≥pez Obrador‚ÄĚ.

Sin embargo, todos sabemos que la carrera es de dos, entre ‚ÄúAlito‚ÄĚ e Ivonne Ortega, quienes durante el desarrollo del debate se criticaron de forma mutua su desempe√Īo como gobernadores de Campeche y Yucat√°n, respectivamente, donde no perdieron oportunidad de sacar sus ‚Äútrapos al sol‚ÄĚ con asuntos de corrupci√≥n, pol√≠ticas de seguridad y falta de equidad de g√©nero.

As√≠ se las ha gastado el PRI, no s√© si el nuevo o el viejo o un h√≠brido extra√Īo que busca su lugar en el mapa pol√≠tico del pa√≠s.

Así vamos a llegar al domingo 11, fecha en que se realizará la votación, exclusivamente sólo para militantes. El padrón registrado ante el Instituto Nacional Electoral es de 6 millones 764 mil 615.

Se dice que, de ganar las elecciones, Alejandro Moreno C√°rdenas se perfila para buscar la candidatura presidencial, sin embargo habr√° que recordarle al campechano que la historia no le favorece, pues solo dos secretarios generales del PRI han sido presidentes de M√©xico: Adolfo L√≥pez Mateos y Abelardo L. Rodr√≠guez. Y de eso ya pas√≥ una vida. (sin mencionar el sendo fracaso del tabasque√Īo Roberto Madrazo)

As√≠ que veremos cu√°les son las verdaderas intenciones de ‚ÄúAlito‚ÄĚ.

El domingo 11 de agosto, la militancia va a poder votar por el mejor proyecto que encauce su partido, que lo coloque como un verdadero partido de oposici√≥n que est√© unido, el proceso les debe generar una verdadera sensaci√≥n de unidad para que sea un partido de verdadera oposici√≥n desde la base no desde la c√ļpula.

El elegido debe de trabajar en un proyecto de unidad del partido y convencer a la militancia de que es tiempo de ‚Äúrefundarse o ‚Äúrefundirse‚ÄĚ, como dijo Ivonne Ortega.

No cabe duda que esta elección para presidente y secretario General del PRI es peninsular, pero si recordamos fue precisamente en ese lugar donde comenzó el principio del fin de los dinosaurios.

Tiempo al tiempo.



H√ČCTOR GUERRERO es periodista director de @politicamx @TiempoReal_mx y @losfuertes.mx

Las opiniones expresadas por el autor no reflejan necesariamente el punto de vista de MOBILNEWS.MX

Más artículos del autor

Contenido reciente