AMLO, Bibi y Trump

Andr√©s Manuel L√≥pez Obrador, Benjamin Netanyahu y Donald Trump encarnan a los pol√≠ticos que el poder purifica recibir sobornos, desviar recursos p√ļblicos, defraudar a sus propios gobiernos o traicionar la confianza de los ciudadanos.
18/11/2022

Hubo un tiempo no muy lejano en la pol√≠tica mexicana en el cual la acusaci√≥n de ‚Äú¬°Corrupto!‚ÄĚ, dirigida a un gobernante o pol√≠tico llenaba de indignaci√≥n al se√Īalado y daba mucha visibilidad p√ļblica a quien acusaba. No importaba si el susodicho era investigado o no por las autoridades (generalmente, no lo era), sino el gesto espectacular de una acusaci√≥n flam√≠gera.

En 2022 esa acusación ya no causa la indignación de quien la recibe. Quizá hemos arribado a una etapa diferente de la cultura política en la que la corrupción de los políticos que se exhibe a la luz ya no es obstáculo para permanecer en el poder y seguir haciendo carrera política.

Incre√≠ble, ¬Ņverdad? Ahora, las acusaciones de corrupci√≥n ni siquiera son negadas por los destinatarios, m√°s bien, responden con burlas, evasivas y la descalificaci√≥n tajante de quienes los acusan.

Andr√©s Manuel L√≥pez Obrador (AMLO) proviene de la cultura pol√≠tica tradicional, recordemos que el PRI fue la cuna que lo meci√≥ hasta que se apart√≥ de ella. El lema de campa√Īa primordial en su carrera por la presidencia de la Rep√ļblica, en 2018, fue la frase de que ‚Äúel principal problema de M√©xico es la corrupci√≥n‚ÄĚ.

El testimonio p√ļblico de la periodista Elena Ch√°vez (en su libro ‚ÄúEl Rey del Cash‚ÄĚ), en donde ella revela la extensa red de financiamiento il√≠cito a la que recurri√≥ AMLO desde su puesto como Jefe de Gobierno de la CDMX y, posteriormente, para sustentar con dinero en efectivo sus tres campa√Īas presidenciales, no llen√≥ de indignaci√≥n, si no de burla, al se√Īalado como eje central de la red de dinero il√≠cito.

Ninguno de los se√Īalados en el libro ha negado p√ļblicamente lo que ah√≠ se les imputa, todos ellos part√≠cipes en los mismos delitos. Ninguno, empezando por el Rey, ha presentado su renuncia ni se abrieron investigaciones judiciales en torno a sus personas y grado de involucramiento. Nada de eso sucedi√≥, s√≥lo respondieron con burlas y descalificaciones a la periodista.

No es √ļnicamente un mal mexicano. Durante esta misma semana surgieron m√°s ejemplos de la impunidad que da la corrupci√≥n a manos llenas y de gran escala, es decir, a magnitudes industriales.

El martes 15 de noviembre anunci√≥ Donald Trump su intenci√≥n de pelear la candidatura de su partido a la Presidencia e Estados Unidos. Dijo p√ļblicamente que √©l era una ‚Äúv√≠ctima‚ÄĚ de la cacer√≠a de brujas en torno suyo.

Sobre Trump pesa m√°s de una docena de causas judiciales penales y civiles, el cat√°logo es extenso: incitaci√≥n al asalto del 6 de enero al Capitolio, retenci√≥n de documentos p√ļblicos en su casa de Florida, manejos financieros ilegales de la Organizaci√≥n Trump, interferencia electoral en Georgia, por nombrar algunos.

La corrupci√≥n √©tica de Donald Trump como servidor p√ļblico y empresario est√° a la vista y, hasta el momento, √©l no ha pisado la c√°rcel. Al contrario, su carrera pol√≠tica sigue adelante. En cada presentaci√≥n p√ļblica repite que es una v√≠ctima del sistema, la cacer√≠a de brujas, etc√©tera.

Por otra parte, Benjamin ‚ÄúBibi‚ÄĚ Netanyahu regres√≥ al foro p√ļblico como Primer Ministro de Israel al ganar, el 1 de noviembre, las elecciones apoyado por una coalici√≥n de extrema derecha y ultra ortodoxos. Es el mismo pol√≠tico acusado formalmente de soborno, fraude y abuso de confianza, cuyo juicio empez√≥ en mayo de 2020.

Es difícil imaginar que Bibi no use su elevado cargo de Primer Ministro para desestimar los cargos en el juicio. Acusa a sus adversarios políticos de lanzar acusaciones falsas en su contra para acabarlo en el terreno político. Sí, suena como AMLO y Trump.

La √©tica del gobernante est√° por los suelos. Recibir sobornos, desviar recursos p√ļblicos, defraudar a sus propios gobiernos, traicionar la confianza de los ciudadanos, todo se vale, total, el poder purifica a los c√≠nicos: s√≥lo resta decir ‚Äúpero hay un Dios que todo lo ve‚ÄĚ, como las abuelas.

Rogelio.rios60@gmail.com 



ROGELIO R√ćOS estudi√≥ Relaciones Internacionales y es periodista de opini√≥n sobre M√©xico y el mundo.

Las opiniones expresadas por el autor no reflejan necesariamente el punto de vista de MOBILNEWS.MX

Más artículos del autor

Contenido reciente