Adela Cedillo

INSURGENTE
No generemos pánico con sospechas infundadas e irresponsables. No somos virólogos, epidemiólogos, biomédicos, etc. para opinar sobre el uso de una vacuna.


Es como tener a la muerte sentada junto a uno, en el desayuno, la comida y la cena, siguiéndonos los pasos como sombra.


Como servidor público y como historiador, la vida de Luis estuvo marcada por la lealtad al general y su hijo.


No hubo un plan genocida como tal, es cierto, pero hubo un exterminio que se fue dando en los hechos, entreverando lo pragmático y lo intencional.


Al margen de las declaraciones presidenciales, el gobierno de la 4T ha mandado algunas señales de su interés por el tema de la justicia transicional.


Siempre han sido parte del problema, más que de la solución. Ellos son los verdaderos enemigos de la pluralidad.


Desde que Sergio Aguayo en “La charola” dijo con eufemismos que los agentes de la SEGOB eran una bola de brutos y semianalfabetas, hemos repetido esa afirmación como un mantra.


Contenido reciente