Casanicol√°s

Fomentar una cultura de respeto y solidaridad con los migrantes, para que ellos puedan sentirse una sola familia en esta tierra.
31/01/2020

Conozco al Padre Luis Eduardo Villarreal desde hace m√°s de 20 a√Īos, sus columnas en el peri√≥dico El Norte, en Monterrey, ten√≠an filo cr√≠tico y rigor anal√≠tico al cual Luis Eduardo, hombre de fe y de convicciones sociales, agregaba siempre el toque humanista y m√≠stico al colocar al pr√≥jimo como su consideraci√≥n m√°xima.

Tuve el privilegio de ser su editor en esa √©poca. Por eso, cuando acud√≠ el 25 de enero al Informe Anual de la Casa del Migrante Casanicol√°s Solidaridad en el √©xodo, A.C., o Casanicol√°s simplemente (por San Nicol√°s Tolentino), no me extra√Ī√≥ que la casa para migrantes que √©l iniciara en peque√Īa escala hace a√Īos, hoy sea un proyecto en marcha que se ha convertido en un faro de alivio para los migrantes centroamericanos, principalmente, que llegan a Monterrey.

Aunque el proyecto de un albergue para migrantes se concibió desde 2004, fue en 2008 que la Casa empezó a recibir a los primeros migrantes, quienes en ese entonces llegaban por unos pocos cientos: 770 en 2010, por ejemplo. Para 2016, sin embargo, ya fueron 2 mil 400 los migrantes hospedados ; 2 mil 500 en 2017 hasta llegar a 4 mil 400 migrantes en 2019, procedentes de 10 países distintos.

En el evento del 25 de enero se habló de la compasión cristiana hacia el sufrimiento del prójimo, de la mística de servicio enraízada en quienes colaboran en Casanicolás, desde el personal fijo hasta los alumnos de la Universidad de Monterrey y del Tec de Monterrey que hacen ahí tanto voluntariado como prácticas profesionales.

Compasión como valor del espíritu, sensibilidad para despegarse de clichés y prejuicios que rodean al migrante y lo convierten injustamente en un delincuente, fue lo que escuché en el evento y recibí con ello una bocanada de aire fresco.

No es sencillo, estimados lectores, revisar cada día las noticias sobre los riesgos que corren los migrantes en su larga marcha desde América Central hasta los Estados Unidos, los peligros que acechan, los heridos y los que mueren en el camino, las familias rotas, los hijos separados de los padres, las mujeres violadas, el rechazo social y la intolerancia, en resumen, la cara de la tragedia humanitaria de migrantes que hoy vivimos.

Por eso concuerdo con la visi√≥n de Casanicol√°s: ‚ÄúFomentar una cultura de respeto y solidaridad con los migrantes, animando en la comunidad el sentido de asistencia, acogida e integraci√≥n solidaria, de modo que ellas y ellos puedan sentirse una sola familia en esta tierra‚ÄĚ.

Su objetivo es ‚Äúreducir la situaci√≥n de vulnerabilidad de las personas migrantes, brindando asistencia y refugio en un albergue seguro, promoviendo la defensa de sus derechos y el acompa√Īamiento pastoral‚ÄĚ.

Casanicol√°s recibe apoyos de muchas personas e instituciones: Monse√Īor Rogelio Cabrera L√≥pez, Arzobispo de Monterrey; el Tec de Monterrey, la UDEM, Asylum Access Mexico, el Comit√© Internacional de la Cruz Roja, la Pastoral Social de Monterrey, empresas y beneficiarios an√≥nimos, la Comunidad San Francisco Xavier, etc√©tera.

Durante 2019 se proporcionaron 36 mil 696 cenas y desayunos; se dieron 52 mil 356 prendas de vestir y 78 mil 534 artículos de aseo personal a los migrantes; se les apoyó con 2 mil 978 llamadas internacionales de parte de la Cruz Roja Internacional.

Recibieron los migrantes 639 aesorías de Asylum Access Mexico y a más de mil de ellos se les dio atención médica, orientación nutricional y terapia piscológica individual o grupal.

Si usted desea ayudar desde Estados Unidos o América Central puede escribir al correo electrónico del Padre Luis Eduardo Villarreal (levrios@yahoo.com.mx) o contactar al personal de Casanicolás a los teléfonos +528183603311 y +528121698232, o escribirles a la dirección: 4417 Emiliano Zapata, Guadalupe, NL, México CP 67180.

Esto no es político ni ideológico: es humano, es fruto de la fe cristiana y de la convicción profunda de que al prójimo migrante hay que tenderle la mano en sus horas de necesidad.

Me dio gusto saludar al Padre Luis Eduardo Villarreal el 25 de enero. Qué noble labor la suya: ayudémosle a ayudar.

Rogelio.rios60@gmail.com



ROGELIO R√ćOS estudi√≥ Relaciones Internacionales y es periodista de opini√≥n sobre M√©xico y el mundo.

Las opiniones expresadas por el autor no reflejan necesariamente el punto de vista de MOBILNEWS.MX

Más artículos del autor

Contenido reciente