La autosuficiencia alimentaria depende de cómo utilizamos el agua y la tierra

Hiram Peón

Reflejo Interior
Las empresas tienen que ser más gregarias para incorporar al campo la tecnificación que se requiere.
25/04/2023

En México no somos eficientes en el uso del agua y la tierra. El 80 por ciento de la tierra que se cultiva es de temporal, es decir, para cosechar algo se depende de la temporada de lluvias, si llueve a tiempo, se cosecha; si no llueve, se pierde la cosecha.

Del 20 por ciento restante que sí se riega, 7 por ciento utiliza riego por goteo, un método muy eficiente que sólo riega aquello que debe regarse, con precisión.

Adicionalmente, en el 18 por ciento de lo que se riega, se utiliza riego por aspersi√≥n, donde m√°quinas impulsan el agua de manera indiscriminada, simulando la lluvia, mojando espacios que no requieren ser humedecidos y, por ende, desperdiciando una gran cantidad de agua. 

El resto del espacio, 75 por ciento, se riega por inundaci√≥n. Es decir, se abren las compuertas de los canales o surcos que conducen el agua por gravedad a los sembrad√≠os y se dejan abiertas hasta que se empapen todas las hect√°reas sembradas. En este m√©todo el desperdicio es may√ļsculo.

En este contexto, aumentar la eficiencia del proceso agroalimentario debería ser una meta de este y los próximos gobiernos de México.

Tomemos, por ejemplo, el rendimiento de los agricultores del cintur√≥n de ma√≠z de Estados Unidos que convirtieron algunos de sus campos de ma√≠z de temporal a riego por goteo. 

Dan Luepkes de Illinois utilizó el goteo con éxito para regar algunas de sus tierras de peor calidad, maximizando los ingresos en cada hectárea. Su rendimiento de maíz creció de 9.5 toneladas por hectárea en su parcela de temporal a 19.5 toneladas por hectárea en la parcela irrigada por goteo.

Un ejemplo que sirve para ilustrar que, con mejor tecnología, se aumenta la producción alimentaria de una región y también se disminuye substancialmente el uso de uno de los recursos más escasos: el agua.

En esta l√≠nea, entre los programas que apoyan el desarrollo agr√≠cola de M√©xico se encuentra el de Producci√≥n para el Bienestar, de la Secretar√≠a de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader), un programa hecho para peque√Īos y medianos productores de granos (ma√≠z, trigo harinero, frijol y arroz), caf√© y ca√Īa de az√ļcar.

Es evidente que el actual gobierno ha desarrollado programas de apoyo a peque√Īos productores, principalmente para aquellos dedicados a la producci√≥n de Ma√≠z y Frijol (PIMAF). Sin embargo, para los dem√°s gramos que abastecen a distintas industrias, el apoyo es muy limitado y pulverizado. 

A ra√≠z de ello, distintas industrias se han organizado de distintas maneras. En el caso de la cebada maltera, uno de los ingredientes principales para la producci√≥n de cerveza, los productores se han coordinado para lograr cr√©ditos de bajo inter√©s, as√≠ como conseguir apoyo de distintas empresas especializadas en la producci√≥n alimentaria del campo como John Deere, que provee tractores con tecnolog√≠as digitales para medir los niveles de nitr√≥geno presentes en el campo. 

Otras empresas como Syngenta acercan la tecnolog√≠a para acelerar la innovaci√≥n, aportando semillas y protecci√≥n de los cultivos. Yara es una empresa sueca que genera conocimiento y herramientas digitales para fortalecer la agricultura de precisi√≥n y desarrollar soluciones de nutrici√≥n de cultivos. Tambi√©n, las cerveceras se involucran en mejorar la industria agroalimentaria, por ejemplo, HEINEKEN M√©xico que cuenta con 7 plantas productoras de cerveza y una maltera, donde se desempe√Īan m√°s de 18 mil personas comprometidas con la calidad agroalimentaria.

En 2018, estas empresas iniciaron un proyecto enfocado en la producci√≥n de cebada maltera en los estados de Hidalgo, Tlaxcala y Puebla, con una superficie de mil 500 hect√°reas; un a√Īo despu√©s, en 2019, esta cifra se triplic√≥ para llegar a 4 mil 500 hect√°reas.  Durante el a√Īo 2020, a√ļn frente a la emergencia sanitaria del COVID-19, se alcanzaron m√°s de 10 mil hect√°reas y, para 2021, se integraron m√°s de 15 mil hect√°reas en las regiones del Altiplano y el Baj√≠o.

Iniciativas como esta se tendrían que estar apoyando con mayores recursos, pues del uso eficiente de los recursos y las tecnologías depende la sostenibilidad alimentaria en México y la autosuficiencia agrícola del país.

hirampeon@gmail.com



HIRAM PE√ďN es experto en comunicaci√≥n corporativa y situaciones de crisis. Cuenta con un MBA del ITESM.
 

Las opiniones expresadas por el autor no reflejan necesariamente el punto de vista de MOBILNEWS.MX

Más artículos del autor

Contenido reciente