Resistencia indígena

Queda claro que a 500 a√Īos de la ca√≠da de Mx-Tenochtitl√°n a√ļn queda mucho por hacer. Ojal√° que no tengamos que esperar otros 500 a√Īos para hacerlo. El tiempo se agota, estamos en cuenta regresiva.
16/08/2021

Imagínense que los judíos conmemoraran el holocausto con un juego de luces y sonido.

De ese tama√Īo el desprop√≥sito que vimos en el Z√≥calo capitalino.

Octavio Paz se equivocó en casi todo, pero tuvo razón en algo: la mujer violada es el origen simbólico de los mestizos.

Lo peor de la violencia de g√©nero ocurri√≥ en la conquista de M√©xico-Tenochtitlan, un trauma verdaderamente insuperable por el nivel de depredaci√≥n sexual y el car√°cter exterminador de la conquista, pues no les bast√≥ con someter militarmente a los pueblos ind√≠genas, sino que los espa√Īoles arrasaron con su religi√≥n, ciencia, cultura, arte, etc.

Ninguna sociedad surgida de un hecho tan abominable puede ponerse en paz con ese pasado, por eso, a 500 a√Īos nos sigue incomodando, lo seguimos debatiendo con mucha pasi√≥n, desde los pro-colonialistas que dicen que un ej√©rcito ind√≠gena conquist√≥ a los mexicas con ayuda de los espa√Īoles, hasta los que queremos revitalizar la cultura de los pueblos nahuas del Valle de M√©xico.

No revitalizar desde la fantas√≠a de que podemos volver a ser aquellos pueblos, sino para impedir que siga triunfando el etnocidio de los espa√Īoles y los criollos de hoy, que se siguen jactando de su origen colonial espa√Īol.

Que los mestizos del futuro, desde el nacimiento tengan la opción de conocer no sólo la cultura occidental en la que están inmersos, sino también las culturas ancestrales.

La cuestión de la resistencia indígena es de los pueblos, sólo a ellos pertenece y nadie tiene derecho de arrebatarles ese lema como slogan propagandístico.

Sin embargo, es imperativo que los mestizos nos reconciliemos con nuestros ancestros indígenas (los verdaderos, no los ficticios mexicas). Y sobre todo con los pueblos indígenas vivos, que entendamos de una vez por todas su complejidad, su diversidad cultural, social y política, su historia milenaria, y que aprendamos algo de su impresionante resistencia a la adversidad.

Tener este debate colectivo hubiera sido de m√°s provecho p√ļblico.

En fin, queda claro que a 500 a√Īos de la ca√≠da de Mx-Tenochtitl√°n a√ļn queda mucho por hacer.

Ojal√° que no tengamos que esperar otros 500 a√Īos para hacerlo. El tiempo se agota, estamos en cuenta regresiva.

Tal vez a nosotros nos toque vivir el fin de nuestros tiempos, como les tocó a los pueblos indígenas del Siglo XVI cuando los dzules llegaron a castrar al sol, el quinto sol.

Isabel Moctecuhzoma con chimalli, ¬°oilos nomas!

Hay que aclarar que los espa√Īoles interrumpieron la genealog√≠a de la elite mexica al obligar a las mujeres nobles como Isabel a casarse con espa√Īoles que de ning√ļn modo ten√≠an su nivel de abolengo o realeza.

Los descendientes del linaje de los Huey tlatohque son probablemente los √ļnicos que pueden considerarse leg√≠timamente descendientes de los mexica, eso sin olvidar que en el Siglo XVI la ‚Äúpureza‚ÄĚ de su linaje fue destruida.



ADELA CEDILLO es Doctora en Historia de AmeŐĀrica Latina por la Universidad de Wisconsin-Madison Es licenciada en Historia y maestra en Estudios Latinoamericanos por la Universidad Nacional AutoŐĀnoma de MeŐĀxico. Ha publicado artiŐĀculos en revistas indexadas y de divulgacioŐĀn y capiŐĀtulos en obras colectivas sobre la guerra sucia mexicana, las organizaciones armadas revolucionarias, los derechos humanos y la guerra contra las drogas.

Las opiniones expresadas por el autor no reflejan necesariamente el punto de vista de MOBILNEWS.MX

Más artículos del autor

Contenido reciente