La fama es una porquer铆a, no me sirvi贸 de nada: Ver贸nica Castro

Publicado el Vie, 14/02/2020

NOTIMEX

M茅xico, 14 Feb.- La actriz, conductora y cantante mexicana, Ver贸nica Castro, record贸 las palabras que le dirigi贸 Mar铆a F茅lix, la m谩xima estrella del cine mexicano, cuando se conocieron durante su nombramiento como 鈥淓l Rostro del Heraldo鈥 en 1970, mismas que se marcaron su prol铆fera carrera.

鈥淵o comenc茅 haciendo fotonovelas por ah铆 de 1966 y en una ocasi贸n fui a hacer la promoci贸n a un programa de Manuel 'El Loco' Vald茅s, que se llamaba 'Operaci贸n Ja ja', ah铆 me agarraron para que mi rostro apareciera en los cr茅ditos del programa鈥, explic贸 Castro en una reciente entrevista para LatinUs.

Tiempo despu茅s el periodista Ra煤l Velasco, la vio en uno de los pasillos de Televicentro y la invit贸 a participar en 鈥淓l Rostro del Heraldo鈥, premio que otorgaba el diario de circulaci贸n nacional El Heraldo de M茅xico, mismo que por poco, no gana: 鈥渃omo ya hab铆a aparecido en pantalla ya no pod铆a participar, sin embargo, como tres d铆as antes de la presentaci贸n me llamaron para decirme que siempre s铆 era yo鈥.

Ver贸nica, quien desconoc铆a el medio del espect谩culo fuera de las fotonovelas, pidi贸 que Mar铆a F茅lix fuera su madrina, as铆 que atendi贸 a la ceremonia de presentaci贸n sin estar muy segura de qu茅 ocurrir铆a y sin imaginar que esa noche, 鈥淟a Do帽a鈥 le lanzar铆a una frase que marcar铆a su carrera en lo sucesivo.

鈥淵o cre铆a que era el sue帽o de una princesa. Ese d铆a presentaron a Jos茅 Jos茅 que iba a ser la voz del a帽o y yo el rostro del a帽o, y Mar铆a estaba sentada con el due帽o del peri贸dico鈥, confiesa ante Galilea Montijo, quien se encarg贸 de la entrevista.

鈥淓staba muy nerviosa y luego de que nos presentaron, me llevan a conocer a Mar铆a y me dice 鈥榮铆, eres muy linda, ojal谩 lo sepas aprovechar鈥 y se me qued贸, creo que s铆 le saqu茅 jugo, ah铆 comenz贸 todo, pero yo ya ven铆a trabajando desde antes鈥, afirma con su caracter铆stico humor.

La int茅rprete de Aprend铆 a llorar, tambi茅n habl贸 acerca de sus primeras incursiones en la conducci贸n, pues lo primero que hizo fueron algunos comerciales de juguetes en los espacios en vivo en los que aparec铆a su rostro, sin embargo, tuvo que estudiar para obtener su licencia, la que en ese entonces era indispensable para siquiera tomar un micr贸fono.

鈥淯n micr贸fono es un arma mortal. Puedes levantar a una persona hasta el cielo, pero tambi茅n puedes matarla, todo en un segundo鈥, destac贸 respecto a la profesi贸n por la que siente mucho respecto, pues le ha llevado 茅xitos como los programas Mala noche no y La movida.

Adem谩s, confes贸 que aquello que llam贸 la atenci贸n de la industria, fue lo mismo que le impidi贸 tener un protag贸nico en sus primeros 15 a帽os de carrera, su belleza: 鈥淢uchas, muchas veces (le negaron un papel). Lo que pasaba es que la gente que ten铆a una buena cara o un buen f铆sico era muy dif铆cil que funcionara como buena actriz鈥.

鈥淟a belleza no era bien vista ni aceptada en la televisi贸n ni en el teatro. Uno ten铆a que demostrar mucho, as铆 que me la pas茅 en el pasillo 15 a帽os, era el comod铆n durante 15 a帽os para que me dieran la oportunidad del estelar鈥, continu贸 la actriz quien en 1979 finalmente protagoniz贸 la telenovela Los ricos tambi茅n lloran.

Adem谩s de sus inicios, Ver贸nica habl贸 de su 煤ltimo proyecto en televisi贸n, la serie La casa de las flores, que marc贸 su regreso, pero tambi茅n result贸 pol茅mico debido a su salida tras una exitosa temporada.

鈥淣o regres茅 porque 茅l no quiso, yo ya hab铆a arreglado todo con la gente de Netflix, pero 茅l ten铆a ya otra idea, entonces yo le dije 鈥榣as segundas partes nunca han sido buenas鈥欌, destac贸 en referencia a Manolo Caro, productor del seriado en donde Castro ostentaba el primer cr茅dito.

Finalmente, la madre del cantante Cristian Castro, destac贸 que su retiro temporal del espect谩culo el a帽o pasado, se debi贸 a que estaba cansada de lidiar con la fama y las especulaciones sobre su vida.

鈥淪iempre lo hab铆a pensado, pero nunca lo hab铆a dicho, en diciembre todo el mundo gritaba y hablaban, dec铆an, inventaban y, adem谩s, yo pasando por un muy mal momento, porque mi madre que, desgraciadamente sigue enferma, no la he podido sacar adelante y ya es dif铆cil sacarla, sinceramente. Entonces dije 鈥榚s el momento de mandar todo esto a la fregada鈥, yo necesito concentrarme en este asunto que, para m铆, es mi prioridad鈥, confes贸.

Y destac贸 que tuvo que lidiar con un sentimiento de impotencia: 鈥淓l dinero no sirve, la fama es una porquer铆a, a m铆 nunca me sirvi贸 para nada, la verdad; la fama no sirve y la lana no interesa鈥, finaliz贸.

A帽adir nuevo comentario

Contenido reciente