El problema de la inseguridad

La economía o la corrupción quedan desplazados a un lugar secundario en la preocupación colectiva nacional, al ser puestos frente al crimen y la inseguridad.
08/11/2019

Adem√°s de ocupar un gran espacio en los medios de comunicaci√≥n y en las redes sociales, la inseguridad y el crimen constituyen la problem√°tica n√ļmero uno en la mente colectiva de los mexicanos. Esto era el caso desde antes de Culiac√°n y de los lamentables hechos en Bavispe, pero la acumulaci√≥n de incidentes podr√≠a ir ahondando las preocupaciones ciudadanas en torno al tema.

Las encuestas indican que la inseguridad y el crimen se perciben como el principal problema que hay en el pa√≠s actualmente. Seg√ļn la m√°s reciente encuesta nacional telef√≥nica de El Financiero, realizada el mes de octubre a 820 adultos, el 65 por ciento de los entrevistados se√Īal√≥ a la inseguridad como el principal problema nacional. Unos d√≠as antes de Culiac√°n, el 61 por ciento lo se√Īalaba as√≠; despu√©s de Culiac√°n, la percepci√≥n brinc√≥ a 69 por ciento. No tenemos todav√≠a una medici√≥n posterior a Bavispe, pero es probable que haya crecido incluso un poco m√°s.

Muy detr√°s de la inseguridad, con 14 por ciento, se se√Īala a la corrupci√≥n como el principal problema. Y todav√≠a m√°s atr√°s, con apenas 9 por ciento, se se√Īala a la econom√≠a, junto con el desempleo, el alza de precios y otros asuntos similares. Esto es, solamente una d√©cima parte de la poblaci√≥n entrevistada considera la econom√≠a actual como el principal problema, con todo y que el crecimiento de la econom√≠a ha sido cercano a cero.

Esos bajos porcentajes no significan que la econom√≠a o la corrupci√≥n no preocupen, pero puestos frente al crimen y la inseguridad, ambos quedan desplazados a un lugar secundario en la preocupaci√≥n colectiva nacional. Es probable que a los funcionarios del actual gobierno, comenzando con el Presidente de la Rep√ļblica, el tema de la inseguridad tambi√©n les est√© pesando m√°s en estos d√≠as que la econom√≠a o la corrupci√≥n. Y si no, estos resultados de encuestas deber√≠an servir como aviso. Para la gran mayor√≠a de los ciudadanos, no hay nada en estos momentos que se imponga por encima de ese tema: la inseguridad impera.

Otro dato que arroja la encuesta de El Financiero respecto a la seguridad es que no solamente se trata de un tema fijado por la agenda mediática con casos como Culiacán y Bavispe, sino que refleja, además de eso, una realidad cercana que muchos experimentan de manera directa, a veces cotidiana, y que tiene que ver con la delincuencia, los asaltos y demás problemas que rondan al ciudadano en su lugar de residencia, en sus trayectos de transporte, en su día a día.

En la encuesta se pregunt√≥: ‚ÄúEn general, ¬Ņcu√°nta violencia e inseguridad hay en la ciudad o comunidad donde usted vive?‚ÄĚ El 42 por ciento respondi√≥ ‚Äúmucha‚ÄĚ, el 38 por ciento, ‚Äúalgo‚ÄĚ, el 16 por ciento, ‚Äúpoca‚ÄĚ y apenas un 4 por ciento, ‚Äúnada‚ÄĚ. Parafraseando al Presidente, por cada mexicano que vive entre abrazos (4%), hay diez que viven entre balazos (42%), o por lo menos con la inmensa preocupaci√≥n de ello.

Esta pregunta se hizo a 410 entrevistados despu√©s de los eventos en Culiac√°n, pero no necesariamente reflejan el llamado culiacanazo, sino que exhiben c√≥mo la mayor√≠a de los ciudadanos (80 por ciento si se juntan las respuestas ‚Äúmucha‚ÄĚ y ‚Äúalgo‚ÄĚ) reportan violencia e inseguridad a nivel local, en su propia ciudad o comunidad.

Los perfiles demogr√°ficos de la respuesta ‚Äúmucha‚ÄĚ violencia e inseguridad son muy llamativos: los grupos que m√°s dan esa respuesta son mujeres, j√≥venes menores de 30 a√Īos, y entrevistados de bajo nivel socioecon√≥mico. La inseguridad puede estar bastante extendida, pero sus efectos son potencialmente desiguales. Por lo menos estos tres rasgos demogr√°ficos nos hablan de un potencial impacto discriminatorio por g√©nero, generaci√≥n e ingreso. La inseguridad y el crimen quitan recursos a los que menos tienen, afectan a la mitad femenina m√°s que a la masculina, y restringen las perspectivas a las generaciones j√≥venes.

Mi lectura de estos datos es que el problema de la inseguridad no es solamente cómo imponer la ley y el orden, un tema asociado con gobiernos de derecha, sino que, además, es un factor de desigualdad, tanto de resultados como de oportunidades, un tema esencial para la izquierda.

amoreno@elfinanciero.com.mx



ALEJANDRO MORENO es profesor del Departamento de Ciencia Política del ITAM y vicepresidente de la World Values Survey Association. Actualmente es Consultor/Director de Encuestas y Estudios de Opinión de El Financiero.

Las opiniones expresadas por el autor no reflejan necesariamente el punto de vista de MOBILNEWS.MX

Más artículos del autor

Contenido reciente